Septiembre 1985

 
 
 
 

Ciudad Obregón, Sonora MEX

Son las 07:30 horas de la mañana del jueves 19 de septiembre de 1985
 

Enciendo la tv pero hoy no hay imagen. No me extraña, a menudo se interrumpe. Desayuno y salgo a mi recorrido diario por el Valle del Yaqui. Soy supervisor del CAPFCE, estamos construyendo varias escuelas en la zona.

 

10:45 hrs.- Me encuentro en el km 85 de la Carrera Internacional 15 con destino Guaymas, Sonora. Un escueto flash informativo de una radiodifusora informa de un temblor que ocurrió la mañana de hoy en Ciudad de México. No dan detalles, ya que no los tienen. La realidad es que el DF se encuentra incomunicado del resto del país.

 

12:15 hrs.- Regreso a Ciudad Obregón y enciendo mi estación de radioaficionado. Se escuchan estaciones de Guadalajara, Querétaro y Aguascalientes: todos comentan de la magnitud del sismo. Nos quedamos escuchando, buscando una estación del DF que nos pueda dar más información o ver si a alguna le podemos ser de utilidad.

 

13:25hrs.- Como Presidente del Club de Radioaficionados del Noroeste activo la Red Mexicana de Emergencia XE2RME en 7.090 MHz. Junto con Rogelio Pineda XE2RPO, Luis Harrison XE2LF, Marcolfo Maldonado XE2OE y Cecilio Nando XE2GZ iniciamos transmisiones desde el Radio Club y estas se mantuvieron ininterrumpidas hasta el 29 de septiembre.

 

15:00 hrs. - Se conoce ya en nuestra ciudad la gravedad de la situación. Familiares y amigos que conocen el alcance de comunicación de nuestro equipo radio transmisor nos piden que localicemos a sus familiares. Tomamos sus datos, es una larga lista de teléfonos y nombres y esperamos encontrar a algún colega en  Ciudad de México que nos pueda atender.

 

Sintonizamos las bandas de 40 y 80 metros que tienen la característica para comunicaciones regionales pero no obtenemos resultados. Nos cambiamos a la banda de 20 metros que nos permiten realizar comunicados a mayor distancia. Solo escuchamos estaciones de diversas partes del mundo que intentan infructuosamente  comunicarse con el DF. Radioaficionados argentinos, peruanos, brasileños, de Centro América, USA, Japón, etc., están en las mismas condiciones. Cuando se enteran que transmito de Sonora nos solicitan información de la situación actual en el país: me limito a informarles que en esta región, el noroeste de México, no ha habido  problema alguno. Todos estamos a la espera de que aparezca alguien de la ciudad de México.

 

17:00 hrs.- Logro comunicarme con Honduras y Santiago de Chile, donde tengo familiares. Los tranquilizo haciéndoles llegar el mensaje de que nuestra familia se encuentra bien, que en Ciudad Obregón no ha sucedido nada.

 

El manto de solidaridad empieza a cubrir el mundo. Se escucha la Red de Emergencia de Argentina, la Uruguaya, la estación del Radio Club de Chile, de Costa Rica, Honduras y Venezuela. Todos están listos para apoyar desde sus respectivos países a la zona devastada.

 
19:00 hrs.- Ya tenemos cerca de 100 mensajes que pasar y todavía no logramos una respuesta a nuestra llamada. Existe esperanza que a las ocho de la noche se active la Red Nacional de Emergencia, de la Liga Mexicana de Radioexperimentadores del DF. No sucede o por lo menos no logramos sintonizarla.-
 

20:00 hrs.- Por fin logro comunicarme con un colega radioaficionado en el DF.- Solo recuerdo que se llama Paulino y que nos une el mismo deseo de servir y poder ayudar. Inmediatamente le voy pasando los mensajes, en grupos de cinco. Hace las llamadas y me da las respuestas. Nuevamente otros cinco y así sucesivamente logro obtener 185 respuestas al interrogante que todos nos hacemos: ¿Cómo se encuentran? No todas las respuestas son afirmativas, hay teléfonos descompuestos, otros no contestan, pero poco a poco las dudas se van disipando y regresamos algunos mensajes con un “todos bien”.

 
 

Viernes 20 de septiembre 1985

10:00 hrs.- hoy he recibido 85 mensajes para transmitir al DF. Las condiciones de propagación son favorables y hay algunas estaciones de la capital que no están atendiendo, pero de cada una que aparece hay 20 o 30 del interior del país que solicitan sus servicios. Con un poco de experiencia y mucha suerte logro hacerme oír y puedo pasar algunos mensajes.

 

20:00 hrs.- Hacemos sintonía con la Red Nacional de Emergencia XE1RNE de la Liga Mexicana de Radioexperimentadores A.C., las condiciones son favorables, nos escuchan y logramos pasar 194 mensajes  con sus respectivos retornos.

 

Ciudad Obregón tiene la ´sede regional de esta Red. Soy su Coordinador y nos toca dirigir las transmisiones de cuatro estados: Baja California Norte, Baja California Sur, Sinaloa y Sonora.  Por tal motivo enlazamos y encauzamos mensajes de radioaficionados localizados en ciudades del noroeste de México: Culiacán, Guasabe, Los Mochis, Navojoa, Guaymas, Hermosillo, Magdalena, Granados, Mexicali, Tijuana, Ensenada y La Paz. Además y como caso especial por tratarse de una situación de emergencia colaboramos con transmisiones de California y Arizona.

 

Cabe mencionar el apoyo recibido de los colegas Ramón XE2JRG de Magdalena,  Esteban XE2ETM y Lolita XE2PF de Granados SON., Concepción XE2JJI, Heliodoro XE2MMX de Tijuana, Manuel XE2NNZ de Ensenada BCN, Pablo XE2POA de La Paz BCS, Humberto XE2HLV de Guasave, Víctor XE2VMM de Culiacán, XE2OM de Los Mochis, Olavo XE2CLO y XE2KAB de Sinaloa.

 
 

Sábado 21 de septiembre 1985 - 04:00 hrs.-

Paulino nos solicita que interrumpamos la transmisión, se encuentra agotado y necesitaba descansar. Agradecemos su valiosa cooperación.

 

En el transcurso del día se nos van acumulando mensajes los que poco a poco les vamos dando curso a medida que estaciones de Ciudad de México nos van atendiendo. El Télex empieza a normalizarse  y esto ayuda a desahogar en  forma paralela muchos comunicados.

 
 

Domingo 22 de septiembre 1985

Como en los días anteriores y limitados a las estaciones que nos atienden y que están en condición de recibir nuestros mensajes y a la vez pasarnos información de retorno, se redujo la larga lista de solicitudes que teníamos.

 
 

Lunes 23 de septiembre 1985

Nos siguen llegando mensajes de las estaciones de apoyo en Sinaloa, Baja California Norte, Baja California Sur y de nuestro estado, Sonora. Viendo que nuestra labor estaba limitada  por el enorme trabajo que tenían los pocos colegas del DF que  estaban activos  ofrecimos a las autoridades de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y al Gobierno del Estado de Sonora  la posibilidad de trasladarnos al DF en un vehículo equipado con una estación completa (radio transmisores, antenas, generador de electricidad) operada por personal calificado con el fin de que se atendiera en el lugar y en forma prioritaria los mensajes destinados y originados en el estado de Sonora. Las autoridades determinaron que la situación se estaba normalizando, que los causes normales de comunicaciones  se estaban restableciendo y que,  por lo pronto, no ameritaba el traslado de estos equipos. Este día cursamos 105 mensajes de origen regional como internacionales.

 
 

Martes 24 de septiembre 1985

Se cursaron 204 comunicados y los siguientes días disminuyó considerablemente la actividad.

 
 
 
 

En resumen:

Fue una semana de intensa actividad. Cumplimos nuestra misión de comunicación cuando todos los demás sistemas normales fallaron. Hicimos llegar a muchos un mensaje de alivio. Con dolor, también tuvimos que dar noticias muy tristes. A muchos no les dimos una respuesta en vista de que fue imposible  comunicarnos con domicilios cuyos teléfonos no contestaban.

 

Nos interesa mucho hacer llegar este relato a nuestra comunidad, no por lo que hicimos, ese es nuestro deber, sino por lo que podemos ofrecer cuando  la situación lo amerite.

 

Hay en Ciudad Obregón aproximadamente 30 radioaficionados, todos ellos tienen el permiso que otorga la Secretaria de Comunicaciones y Transportes después que comprueban que tienen los conocimientos, la capacidad técnica necesaria para actuar en situaciones como las que vivimos en  estos días.

 

Es un pasatiempo, una forma de desahogar inquietudes, pero con un alto sentido social: actúan con profesionalismo y con la seriedad del caso.

 
 

Cuando camines por nuestra ciudad y veas una casa con antenas, ahí vive un radioaficionado que siempre estará listo para ayudarte, en especial en caso de una emergencia.

 

Álvaro Fernández Kaempffer. – XE2AFK

Presidente

Club de Radio Aficionados del Noroeste, A.C